Kimu ha vueltooooooooooo

miércoles, 29 de octubre de 2008

No, esto no es una entrada de relato erótico, si no de celebración. ¡¡Kimu ha vuelto!!

Read more...

Convención Caliente

sábado, 25 de octubre de 2008

Solo tú estuviste allí, así que si esto es cierto o falso... queda entre nosotros dos ;o)

Me habían invitado a una charla en tu ciudad. Yo llevaba mucho tiempo insistiendo con proposiciones indecentes y descaradas que tú rehuías siempre. Pero parece que el tema de aquellas charlas que iban a darse no lejos de tu casa te interesaba. 'Tal vez vaya, tal vez no, no te diré nada, tendrás que reconocerme tú'.

Poco a poco iba entrando gente en la sala. Desde mi posición privilegiada como ponente tenía control visual sobre todas y cada una de las personas que entraban en la sala. Fui mirando una a una a todas las personas.... y... allí estabas. Tenías que ser tú.

La charla fue desarrollándose con normalidad, ahora un compañero, luego una compañera, por fin yo... Tú tomabas notas, las piernas cruzadas y unas medias que dibujaban perfectamente tus piernas. Yo miraba tu cuello, tus labios, tus ojos, tus piernas. Había estudiado todas tus curvas en tus fotos y trocitos de foto con esmero, delineandolas cuidadosamente con los ojos en la pantalla de mi ordenador. Y esos labios que ahora miraba, ese escote, esas piernas... encajaban a la perfección con cada una de las curvas que tantas veces había dibujado en mi pantalla.

Tu presencia me turbaba un poco, me trabé un par de veces mientras te miraba, y finalmente decidí apartar mi vista de ti y concentrarla en una pareja anciana que había tras de ti.

Acabó mi intervención y me escapé para sentarme entre el público. Me senté cerca de ti, en un lateral. Inspeccioné visualmente una vez más la figura de esa chica que tomaba notas, el cuello, las piernas, que desde esta perspectiva lateral se veían mucho mejor, tus manos tomando notas. Ya no me cabía ninguna duda, eras tú.

Al acabar todas las intervenciones volví a la mesa, tocaba ronda de preguntas. No hiciste ninguna... (ya podías haberme pedido el teléfono, como comentábamos entre bromas el día anterior por el messenger).

Finalizada la ronda de preguntas la gente se nos acercó a felicitarnos, a darnos la mano. Tu te escurriste entre ellos y te acercaste por mi espalda para susurrarme en el oído un 'sí, este es el vestido que te dije que estaba hecho para no llevar nada debajo... ahora me tengo que ir, he quedado para ir al cine, y tu café... quien sabe, quizá otro día'. Yo no podía seguirte, entretenido con la gente que se acercaba a hablarme... y mientras te alejabas, patio de butacas arriba, sin girarte ni mirar atrás...

Read more...

Escríbeme un relato

sábado, 18 de octubre de 2008

-Nunca me han escrito un relato, se acerca mi cumpleaños y me gustaría uno como regalo de cumpleaños.
-¿Por qué no mejor vivir uno? Vive el relato, crealo tú con quien tú quieras, disfruta... y después, escríbelo, te contesté.
-Ya... pero no se, no me han regalado nunca uno.
-Bueno, yo te regalo uno, pero con dos condiciones. Una es que me invites a café, la otra que te hagas una foto. NO, no quiero un integral, ni una foto sacada de pelicula porno. Quiero una foto sugerente. Una que vaya con el relato, que te la sugiera el relato que yo te regale. ¿Aceptas?

Un día te va a matar tanto café, me dijiste, venga, nos tomamos uno el viernes, así me ves, me puedes describir bien en el relato. Este viernes en el café XXXX, que puedes aparcar bien. Me reconoceras por mis pantalones ceñidos, son unos 'jeans' que se ajustan perfectamente a mis piernas y dibujan mi culito respingón, y una blusa blanca, desabrochados un par de botones... para que mi abundante pecho no se sienta oprimido... también es característico mi pelo rizadito. Sé que te gustan los vestiditos a medio muslo... pero hace frío, y no quiero ponerte nervioso. Tú lleva ese polo tipo rugby de rallas blancas y rojas, seguro que no pasas desapercibido.

Quedamos en el café, y para allá que me fui. Aparqué y vi sentada en la barra a una mujer con vaqueros ceñidos y pelo rizado. ¿cómo saludar? Me apeteca algo atrevido, pero, ¿y si no era ella?

Miré al rededor, ninguna mujer más que cuadrara con esa descripción. Me acerqué y le cogí por la cintura, le susurré al oído 'hola S...'

Te diste la vuelta. Me saludaste con un par de besos, cada cual más cerca a mis labios. ¡¡Menos mal que solo habíamos quedado para acordar cómo iba a ser el relato!! Yo jugaba, me gusta jugar, me da morbo sentir que provoco. Y tú aceptabas y seguías el mismo juego.

Yo pedí un café. Tu un té helado acompañado de un... 'Es bueno el contraste de temperaturas,da mucho juego, ¿sabes?' No nos habíamos sentdo en la mesa y ya estaba subiendo la temperatura. Cogí ambas tazas y pasaste delante. Te contoneabas. Al llegar a la mesa dejaste caer algo de tu mano. Te agachaste para dejarme claro que llevabas un diminuto tanga de color rosa, muy pálido. Curiosa la combinación de color de niña buena en ropa de niña mala...

Nos sentamos en la mesa. Desabrochaste otro botón más, con la excusa del calor.

Bueno, ¿por dónde empezamos el relato? Dices que te has masturbado con el de Simón dice. ¿Quieres un trío? ¿Sexo con un desconocido? ¿Hacerlo con el profesor ese que te mola?

Ummm me encantaría hacer un trío. ME encantaría que quedaras con una amiga mía y que me dejarais ver cómo os lo montáis. O provocarte en cam con ella, o... He decidido que tienes razón. No quiero que me regalen un relato. Quiero vivirlo.

Sabía lo que querías. Me excitó. Notaste mi erección y echaste mano al paquete. S.... estate quieta, nos van a ver. ¿Y qué? respondiste. Ven, vamos a tu casa. Me cogiste de la mano y me hidiscte levantarme. Pagué con un billete y no me diste tiempo ni a esperar la vuelta. Me llevaste a mi coche. Venga, llévame a tu casa. O no. Fóllame de una vez, donde quieras, pero fóllame. Subimos a mi coche, salí a la vía de circunvalación y entonces desabrochaste tu pantalón. Dame la mano, quiero que veas cómo estoy desde esta mañana. Solo pensar que iba a quedar con el autor de los relatos que uso para masturbarme me tiene así desde esta mañana. El tanga estaba más que humedo, empapado. Y mi excitación se modificó exponencialmente... iba a diezmil y tú lo sabías. Desabrochaste tu cinturón de seguridad y te agachaste. ¿Qué haces? Como si no lo supiera. Desabrochaste mi pantalón, acariciaste, lamiste, chupaste, saboreaste y te deleitaste con mi miembro de camino a casa, sin dejar escapar una sola gota cuando yo llegué al orgasmo.

Uummmmm sabía que te gustaría. ¿A ver qué me das tu ahora a mi eh? Aparqué el coche. Nos quedaba un largo camino en ascensor... a pesar de vivir en un primero. ¿Por qué no detenerlo entre dos plantas?Subimos al ascensor, lo paré y te empujé contra la pared. Más que bajarte el pantalón te lo arranqué. Así apoyada contra la pared acaricié tu pecho, y con pocas delicadezas te metí un par de dedos en tu húmedo coño. Estabas muy excitada. Recordé que me habías contado que una de tus fantasías irrealizadas era el sexo anal, por miedo. Acaricié tu ano. Introduje lentamente un dedo. Era una sensacion nueva para tí, pero no te desatradaba... parecia que pronto te derritirías, y no pude resistir intentar meter otro dedo... sin éxito. Tendría que esperar un poco más.

Unos golpes en la puerta edl piso de arriba nos sacaron de nuestros juegos, junto con una voz que preguntaba a gritos si estábamos bien. Te vestiste, di al botón y se renudó el camino hasta mi piso.

Entramos y casi no nos dio tiempo a cerrar la puerta, lanzándonos a comernos a besos, a manosearnos y acariciarnos y meternos mano por cada hueco que dejaba la ropa. 'Se que nunca has estado con una chica totalmente depilada... imagino que te habrás dado cuenta ya de que yo si lo estoy' me díjiste al oido. 'Mira mira, ¿quieres verlo? Me separaste y te bajaste el pantalón y el tanga. Ahi estaba tu sexo perfectamente depilado... 'Quiero que me lo comas, dejate de delicadezas, cómemelo y meteme un par de dedos, ¡pero hazlo ya!' Te empujé hasta el salón y te hice sentarte en el sofá. Me arrodillé y sacié mi hambre y la tuya de sexo oral, masturbándote con un par de dedos además de acariciando tu clítoris con mi lengua. 'Sexo anal' resonaba en mi cabeza una y otra vez. Yo no lo había hecho nunca, pero me apetecía, tenía ganas. Lubriqué con mi lengua la zona de tu ano. No te lo habian hecho nunca y no sabías que fuera tan sensible... introduje primero un dedo... mientras seguia comiendote el coño para que siguieras asi de cachonda. Te gustaba... Me hidiste parar y sacaste de tu bolso un bote de lubricante. '¡¡Qué preparadita venías no guarrilla!!??'. Te masturbaba con un dedo, aplicaba lubricante, luego dos...

Me puse un condón y acerqué la punta de mi pene a tu ano. Estaba lubricado, pero mi pene era más grueso que dos dedos. Introduje un poco la punta. Parecía que te estaba gustando, un poquito más y sentiste algo de dolor... paré 1 poco. 'No me dejes así tío, no me dejes así de caliente' me gritabas. 'Ummm linda, ponte tú encima y así controlas tú cómo entra...'.

Me tumbé y te dispusiste a cabalgarme. Te sentaste poco a poco, controlando tus sensaciones...

A la mañana siguiente, al despertar me diste un beso casto en la mejilla, y me susurraste al oído un 'Me ha encantado tu regalo de cumpleaños, dime cuándo es el tuyo y hablo con una amiga para organizar todo...'


(y ahora... solo falta la foto, que el resto ya lo tuviste :-p)

Read more...

El Menú Perfecto

miércoles, 8 de octubre de 2008

A Le...


Un entrante de besos y mordiscos, de lenguas enredadas y manos que se pierden en la piel, seguido de un primero de mordisquillos, libando en el pecho acompañado de pezon con helado o hielo, más un principal más al sur de la orografía femenina, preparado en su jugo... para terminar de nuevo con un postre a base de labios y lenguas y cuerpos enredados...

¡que aproveche!

Read more...

Yo fui Becario

sábado, 4 de octubre de 2008

Si, yo fui becario. ¿Quién de vosotros/as no ha fantaseado con el becario/a o con el jefe/a? ¡Venga! ¡No me digáis que no!



Yo fui becario. Me pasaba todo el día al teléfono en el rincón más apartado de la oficina, conocido como la nevera, por el frío que hacía, cosas del aire acondicionado. Así que salía de casa en pleno mes de julio con un calor sofocante, cogía el tren y me sofocaba un poco más por la escasez de ropa femenina y llegaba al trabajo, donde me sofocaba al ver a mi jefa, con minivestido, a la secretaria con pantalón de lino... y después me sentaba en mi rincón con una chaqueta puesta, y debajo del chorro de aire frío... que hacía las veces de ducha de agua fría.



Dieciocho añitos, virgen, un saco de hormonas andante. Cada vez que la secretaria venía a mi rincón a decirme algo el frío hacía que sus pezones se endurecieran. Y mi reacción... era instantánea. Mis ojos no podían separarse de esos dos bultitos. Ella lo sabía y se divertía provocándome y jugando. Tenía apenas 19 años y había terminado el FP de administrativo no hacía mucho.



Mi jefa andaba en la treintena, morena, pelo rizado, muy rizado. Delgada, con curvas. Y sabía dónde estaba cada una de ellas y cómo sacarles provecho.



Solía venir en verano con vestidos escotados, minivestidos, vestidos vaqueros sin mangas y una cremallera de arriba a abajo. Cada vez que salía del despacho yo aprovechaba mi amplia visión del pasillo para verla andar y volver. Le gustaban la ropa interior de encaje o prescindir de ella...



Había un vestido amarillo que me traía loco. Corto, con vuelo, escotado. Siempre lo combinaba con los mismos tacones. Cada vez que desde mi sitio oía el sonido de esos tacones giraba mi vista para ver el movimiento de la tela de ese vestido, su bamboleo, esperando y deseando que apareciera alguna rejilla del metro en el suelo y lo levantara.



No tenía horario en la beca. Podía ir a las horas que quisiera siempre y cuando hiciera X horas al mes. Así que solía entrar a las 10 de la mañana y me quedaba hasta las 19h, aprovechando de 17 a 19 que estaba solo, o casi, para visitar páginas con fotos o relatos eróticos. Ella se quedaba algunas tardes en el despacho. Una tarde vino a mi sitio a buscarme. Llevaba ese vestido amarillo. Se acercó y con el frío se endurecieron sus pezones. No pude evitar mirarlos, deleitarme, pensar en saborearlos.

Su voz me sacó de mi ensimismamiento que no era otro que su hipnótico pezón. Señor Y (donde pone Y debería poner mi apellido) ¿qué está usted mirando? Venga inmediatamente a mi despacho.

Salimos andando hacia su despacho. Entramos, cerró la puerta y me empujó contra el sillón. ¿Qué mirabas gusano? me preguntaba. 'Yo, yo, yo...' Puerta cerrada, ella sentada sobre la mesa. 'Mírame a los ojos gusano, y he dicho a los ojos no a las tetas. ¿Te gusta mirarme verdad? Estás de suerte chaval... estás de suerte de haber dado conmigo. Eres un descarado... pero me gustas, así que he decidido premiarte. Si descubres que tipo de bragas llevo, que con lo que me has mirado hoy seguro que ya lo sabes, te dejo que me comas el coño'. Aún me atreví a replicar 'Pero... si es un premio ¿no debería ser al revés?' Me cruzó la cara de un bofetón y se bajó de la mesa. 'MIra mocoso, solo eres eso, un mocoso, un gusano que babosea al verme, ¿eres virgen verdad? Para tí va a ser un premio que te enseñe a comer coños. Siéntate otra vez en la silla'.

Me senté, mis ojos no perdían de vista sus manos, sus ojos, sus pechos... y esa falda caprichosa que no quería terminar de levantarse. Me llenaba una mezcla de miedo y excitación. Aquello estaba prohibido, y a pesar de ser ella la que me acosaba a mi si me denunciaba por acoso seguro que le creerían a ella. Pero tal vez pudiera tener sexo con ella... Otro bofetón me saco de mi ensimismamiento. Se había sentado de nuevo en la mesa. 'No llevas ropa interior', le dije. 'Muy bien gusano, acerca la silla a la mesa'. Se subió la falda. No llevaba nada e iba totalmente depilada. Se sentó más al borde de la mesa y me cogió del pelo. 'Ahora vas a pasar con cuidado la lengua por mi muslo, así, sube hacia arriba...' Yo, nervioso quise echar las manos para tocarla, quería sentir esa humedad que describían mis amigos, y me llevé una torta más. 'Gusano, no te he dado permiso para tocar, asi que las manos quietas. Jugamos a mi modo... ¿estamos? Así, sube si, sigue subiendo...'

Read more...
Se ha producido un error en este gadget.
?

Esta web se publica bajo una licencia Creative Commons. Los textos son originales. Algunas imágenes han sido obtenidas de internet. En otros casos realizadas por mi. Se retirará cualquier material gráfico si es solicitado por el autor.

  © Blogger template On The Road by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP