Follando con un desconocido

martes, 13 de diciembre de 2011

Iba en el metro a trabajar, dando vueltas a todo. Las palabras se mezclaban en mi cabeza sin orden. Primero aquella desconocida/amiga de twitter que me habia retado a ir sin bragas con una faldita corta. Después ese chico que me fue calentando por mensajes de twitter hasta hacerme chorrear literalmente. Despues coger confianza con ese desconocido para contarle mis fantasias eroticas más prohibidas... y finalmente cerrar el círculo, y que la desconocida/amiga de twitter me retara a cumplir con él mis fantasías.

Y aquí estoy, en el metro, con la misma falda que aquél día en cercanías, sin tanga ni sujetador. La longitud de la falda es muy indiscreta. En las escaleras mecánicas, si vas suficientemente detrás de mi, se me ve todo. En circunstancias normales anudaría mi abrigo a mi cintura. O me pondría el bolso. Pero hoy me da igual, voy cachonda perdida y me encanta notar que me miran. Detras llevo un hombre maduro, pero aun de buen ver. Va disfrutando de lo que deja ver mi falda, y yo separo las piernas para que nada le oculte mi coño depilado. ¿Recordáis cuando tu madre te decía que siempre había que llevar la ropa interior limpia cuando ibas al medico por lo que pudiera pasar? Pues algo asi hago yo con mi coño. Lo llevo totalmente depilado, por lo que pueda pasar. Terminamos el transbordo, y me siento en metro. EL hombre maduro me ha seguido,y se sienta frente ami. Pienso en él comiéndome el coño y en ver a mi amigo desconocido masturbándose mientras nos mira. O mejor, él comiendome el coño y yo comiendole la polla a mi amigo desconocido. Estoy chorreando... y al salir del metro entro en una cafetería. Pido un café, y aprovecho para ir al baño. Tengo que secarme los muslos... pero no resisto la tentacion. Meto mis dedos en mi coño, estoy mojadísima. Me masturbo hasta correrme, y chupo mis dedos después. "Qué rica estás, y estos chicos no saben lo que se pierden no queriéndo comerte el coño".

Salgo del café. Es casi la hora. He quedado con mi amigo desconocido en un hotel cercano. Quiero follar con un desconocido. Pero este mundo está loco, no me atrevo a follarme al primero que pase por la calle. Y con él tengo confianza, son muchas horas de chat y de msnger, e incluso de teléfono. Sí, lo único que conozco de él es su voz...

Subo a la habitacion de hotel. Dejo el tanga, que iba en el bolso, en el suelo, para darle a entender que no llevo nada puesto. Saco del bolso 3 pañuelos de seda, como mi amiga tuitera me indicó. Uno lo uso para atar mi mano izquierda a la cama. Otro para mis ojos. El tercero es para la otra mano, pero no puedo atarme yo sola. Con mi mano libre ajusto el pañuelo de los ojos, no veo nada. Noto mis pezones duros contra la blusa. No me resisto a remangar mi falda y tocarme. Estoy muy mojada, y muy cachonda. Chupo mis dedos... coloco la falda en su sitio y aprieto las piernas para resistir la tentación de empezar a masturbarme antes de que llegue él.

Por fin se oye la puerta. "¡Hola guapísima!" me dice, y mi piel se ha puesto de gallina antes de que el pronuncie su siguiente frase "realmente eres muy guapa...".

Se mueve por la habitacion, pero no le veo. Me pone más cachonda aun saberque está ahí preparando algo, y no ver qué hace.

Se acerca y sopla sobre mi escote. Sigue soplando suavemente, subiendo por mi escote hasta llegar a mis mejillas. Me da un beso en los labios, suave. Un pico. "he traido más cosas", me dice. Acaricia mis piernas con una pluma. No puedo verle,ni preveer qué hará. Y no parece tener prisa en follarme. Desabrocha mi blusa, y sigue pasando la pluma por los pezones. Un calambrazo recorre todo mi cuerpo. Noto por la presión en el colchón que se ha sentado ami lado. Me quita la falda, y me deja totalmente desnuda. Recorre con la llema de sus dedos mi abdomen, baja a la cintura y de allí a las ingles. Continua bajando con las llemas de sus dedos hasta los pies, recorriendo mis muslos por su lado exterior... sube por la cara interior de las piernas, y me estremezco al llegar a los muslos. Esta vez no esquiva mi sexo, pasa con sus dedos sobre él, separandolos labios. Arqueo la espalda casi involuntariamente. Coge mi mano con la suya y la dirige a sus labios. Esta chupando sus dedos impregnados en mis flujos, con mis dedos.

Ahora llega el turno a su boca. Me susurra al oido para preguntar que si me esta gustando. Me besa el cuello, y la boca, pero esta vez nada de un pico... sigue recorriendo con sus labios mi cuerpo. Espero que me muerda los pezones, pero pasa de largo. Deseo que se pare a comerme el coño, pero nisiquiera lo roza. Me besa los muslos. Ahora sí, a la subida, muerde mis pezones y mete sus dedos en mi coño humedo. Los mueve con suavidad, rozando el punto G, mientras me besa el cuello o se deleita con mis pezones.

Noto que ha parado. Coge mi mano y la pone sobre su pene desnudo. Está durísimo. Roza mis labios con el pene. Quiero comerselo, pero no me deja, solo puedo alcanzar con mis labios a su prepucio. Lo chupo, suave, y el se va acercando progresivamente hastaque puedo introducir su polla completa en mi boca.

Se separó de mi unos segundos que parecían una eternidad. ¿qué tocaba ahora? Noté que colocaba una mano a cada lado de mi cuerpo, y se colocaba sobre mi. Su cuerpo sobre mi, la polla en la entrada de mi coño, deseando que me la metiera, pero el cabronazo solo jugaba.

Volvió a separarse de mi y oí un zumbido, algo que vibraba. soltó mis manos pero no mis ojos. Y me pidió que me pusiera a 4 patas. Comenzo a comer mi coño, antes de meterme un vibrador que debía haber comprado antes de la visita. Era mi primer vibrador. Era gordo, largo,y tenia bultos que me causaban una sensación distinta a las que había probado hasta ahora al entrar y salir de mi coño.


Comenzó a hacer circulos en mi culo con su lengua, mientras me follaba con el juguete. Parecía que nuestras charlas por msnger y twitter habían servido de algo, y sabía que eso me volvía loca. se situó detrás de mi y metió su polla en mi culito. O mejor dicho, apuntó la polla a la entrada de mi culito y la metí yo, moviendo mic ulo. El estaba detrás de mi, pero me lo follaba yo, a él y al vibrador, movia mi cadera para follar mi culo con su polla. Yo estaba muy cachonda, y a él no debía faltarle mucho.

Me ponía saber que le faltaba poco para correrse. Susurraba que parase, pero no quería parar. Aceleré el ritmo, y noté como explotaba dentro de mi culito. Primero un poco, después un primer golpe de semen, luego un segundo.... vaya corrida,y yo estaba superzorra. Sacó su polla de mi culo, y yo estaba ya casi estremeciéndome. Siguió masturbándome con el vibrador. Me tumbé boca arriba, y no podía reprimirme más, le grite que me comiera el coño mientras me follaba con el vibrador. La espalda se me arqueaba, apretaba suu cabeza con mis piernas, me estaba corriendo...

Después de correrme, me dejó en la habitación, aun vendada. Pasó al baño y se dio una ducha rápida, mientras yo aun no tenía fuerzas en las piernas para levantarme de la cama. Con las piernas aun temblando y el pañuelo de seda en mis ojos, me susurró que me esperaba abajo en la cafetería, porque si me quitaba en ese momento el pañuelo de los ojos, ya no sería un polvo con un desconocido.

Cuando oí cerrarse la puerta me quité la venda de los ojos. Me había dejado el vibrador encima de la mesa, con una nota que ponía "este va a ser tu primer juguete, espero que sea el primero de muchos".

Bajé a la cafetería y me lo encontré sentado, con una americana de pana y un libro, como habíamos quedado. Me senté a su lado. "Hola, me llamo María, supongo que tú eres..."

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
?

Esta web se publica bajo una licencia Creative Commons. Los textos son originales. Algunas imágenes han sido obtenidas de internet. En otros casos realizadas por mi. Se retirará cualquier material gráfico si es solicitado por el autor.

  © Blogger template On The Road by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP