El plan Perfecto (I)

lunes, 8 de septiembre de 2008

Sus palabras aún resonaban en mi mente: quiero follarme a mi ex profesor.

¿Cómo? le pregunté. Y se destapó, como si hubieras quitado el tapón a una botella de cocacola agitada, empezó a soltar todo. 'Estoy harta de mi chico, cree que el sexo es meterla y sacarla y punto. No me acaricia, no me lo come, quiero probar otras cosas. Cuando tenía 17 me daba mucho morbo mi profe. Quiero follarmelo. Quiero probar con una chica, quiero sentir qué es que me penetren dos tíos a la vez... quiero dejar volar al putón que llevo dentro'

Hacía tiempo que yo quería probarla. Me gusta el sexo, me da igual que sea chico que chica, uno o más, simplemente me gusta. Y ella me daba morbo desde hacía mucho, pero... ¿cómo decir a una amiga quiero que me comas el coño? Esta era mi oportunidad, pero, ¿cómo?. Llegué a no dormir por la noche. Solo podía pensar en ella, en las veces que habíamos dormido juntas. En las veces que nos habíamos duchado en el gimnasio. Me imaginaba a la salida del entrenamiento, ducharnos, echarla una mano para lavar su espesa y negra melena, aprovechar el masaje en su cabeza para pegarme bien a ella e intentar pasar del pelo a los hombros, de los hombros al pecho... me mojaba solo imaginando estas escenas y tenía que recurrir a alguno de los juguetes que esconde mi mesilla. O llamar a alguno de mis amigos, de los incondicionales y pedirle que viniera a casa de forma urgente.

Me llamó por teléfono. 'Oye, tú que estás más metida que yo en esto de internet, ¿qué sabes de esos chats que tienen cam y pueden verte y puedes ver?' No podía creerla. La mosquita muerta ahora estaba sacando su cara oculta de mirona y de exhibicionista. Yo era habitual de uno de ellos, solía pasar por allí, me gustaba calentar al personal. Enciendes la cam, pones tu escote, bailas un poco, y se vuelven todos locos. Levanta la moral ver a tantos hombres con el pene en la mano solo porque piensan que tu cuerpo merece mucho la pena y les excitas. En algunos contados casos, con dos o tres, compartí algún orgasmo en privado.




Tenía que quedar con ella, acababa de tener una idea. Vente a mi casa, dije. No conozco ninguno, pero si buscamos en Google seguro que encontramos algo y nos echamos unas risas.

Vino a casa. Aproveché que hacía calor y que había confianza, y me despojé de todo lo que me estorbase. Es decir... una camiseta laaaaarga hasta la rodilla y nada más. 'Pero qué guarrona eres, cómo estás asi!? anda, que si llego a venir acompañada y te ve mi novio así...' Sabía que vendría sola. Quería morbo, y su novio es un cabeza cuadrada de mente estrecha, podía recibirla así. Y si hubiera venido con el novio... ummm mejor, hubiera intentado hacerlo con los dos. Fuimos a mi habitación, entré en goolge, hice el paripé de buscar un chat, y al final entré al mío. El nick... Diablesa, Tigresa, Mirona... ¿cuál? Lo dejé en Novatas69. El 69 añadía el toque sexual, y lo de Novatas el morboso, muchos tíos dispuestos a ayudar a dos pobres e indefensas novatillas en un chat lleno de pervertidos... Y así fue, todos dispuestos a ayudarnos. Mira que te enseño. Un privado se hace así, ves, aceptalo. Lo rechazamos 'uy, es que me he equivocado'. Mira mira, te enseño a poner la cam, pincha aquí, y si pinchas aquí me ves a mi.

Fuimos revisando todos los que había en el chat, y nos quedamos con dos o tres, uno porque estaba muy bueno, el otro solo mostraba la cara, pero tenía una cara preciosa. El último tenía un pene descomunal, había que ver si eso se levantaba...


Le quité la camiseta y la senté delante del ordenador, y comenzaron los comentarios, ella se picaba, se excitaba con lo que le decían y lo que veía. O mejor dicho, se excitaba pensando en lo que era capaz de provocar solo estando en sujetador. 'Ven aquí, tonta, le dije, ya verás ahora'. Y le quité el sujetador. Con el jiji,jaja, mira que cara pone, mira el otro, no se enteró de que les estaba provocando porque estaba sin el sujetador y yo la estaba manoseando. Empezó a excitarse. Estaba muy sensible a mis caricias. 'Esta cabrona tiene que estar mojada, pensé'.

'jajajaja - se rió- para tía que ya por hoy es bastante, ¿puedo ir al baño?' Quería desahogarse... 'Anda tontorrona, si ya nos hemos visto desnudas y todo, vas a esconderte para eso... yo pienso hacerlo ahora ahí en el sofá. Apaga la luz si quieres y así no nos vemos, ponte en el sillón'. Y eso hizo... gemía, la oía, me ponía a mil. Eres mía, pensé. El próximo paso es cepillarnos a tu profesor a medias...

2 comentarios:

BadObsession 13 de septiembre de 2008, 13:06  

tu si que sabes torear y no los toreros de la plaza.... la llevaste hasta donde querías muy facilmente.... a ver si me cuentas tus artes ... como todos los hombres te dirán, tienes un blog muy interesante...

Casi Nadie Lo Sabe 13 de septiembre de 2008, 13:10  

ummm miralo bien el relato que está desde el punto de vista de una mujer, igual no fui yo el que llevó a nadie donde quería, si no ellas dos donde ellas querían llevarme a mi... echa un ojo a la segunda parte ;)

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.
?

Esta web se publica bajo una licencia Creative Commons. Los textos son originales. Algunas imágenes han sido obtenidas de internet. En otros casos realizadas por mi. Se retirará cualquier material gráfico si es solicitado por el autor.

  © Blogger template On The Road by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP